martes, 1 de noviembre de 2011

MAZEPPA DE HORACE VERNET

MAZEPPA 1826


Mazeppa
óleo sobre lienzo 35x42 cm
Brema, Kunstahalle Bremen





Horace Vernet se formó con su padre Carle, hijo del famoso paisajista y pintor de marinas Claude Joseph Vernet y también estudió con su abuelo materno Jean Michell  Moreau y François André Vicent. Tras un viaje a Italia en 1820 se convirtió  en 1826 en profesor de pintura histórica en la Academia de Bellas Artes. Desde 1829 hasta 1835 dirigió la Academia  Francesa en Roma . A partir de 1830 disfrutó de los favores del nuevo régimen francés y se convirtió en el artista más famoso de Francia.


En esta época pintó cuadros militares y de batallas que le granjeraron las alabanzas del público en época de Luís Felipe , pero también el rechazo de muchos críticos por su patetismo - así como retratos, escenas de género oriental y dibujos satirícos Sus ilustraciones de su Histoire de Napoleón de Laurent Ardèches publicadas en 1839 fueron el modelo en que se inspiró Adolph Menzel  para ilustrar Historia de Federico I el Grande obra de Franz Kupler publicada en 1840.


Su estudio al óleo de Mazeppa de 1826 se hizo para preparar el cuadro de mayores dimensiones que se encuentra en el Museo Calvet de Aviñó, estaba basado en un tema procedente de un poema de Lord Byron , traducido al francés poco despúés de su publicación  en 1819 . La historia narra las proposiciones indecentes que el jefe cosaco Mazeppa hizo a la hija de un príncipe polaco. Como castigo Mazeppa es atado desnudo al lomo de un caballo salvaje que sale al galope. Finalmente Mazeppa agotado y al borde de la muerte , es salvado por una muchacha cosaca.


Mazeppa no sólo representa un hombre cuyos instintos animales le condenan a un destino propio de los animales sino que personifica también el paria, el marginado considerado por la sociedad. Desde este punto de vista Mazeppa puede considerarse un símbolo romántico de la independencia y firmeza del artista .


Mercedes Tamara 
1 noviembre 2011

Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo

No hay comentarios:

Publicar un comentario