sábado, 4 de mayo de 2013

EL PROFETA JEREMÍAS DE MIGUEL ÁNGEL

EL PROFETA JEREMÍAS 1511
El profeta Jeremías
fresco 390 x 380 cm
Vaticano , Capilla Sixtina





Entre las actitudes y los temperamentos de los Videntes, se puede relacionar a Jeremías con la tipología del hombre melancólico , las piernas cruzadas , el busto hacía delante, la cabeza apoyada en la mano , con su peso apoyado en las rodillas por el codo . En la figura, que deja ver toda su amargura , como describe Vasari,  se ha querido ver un velado autorretrato de Miguel Ángel: la actitud es la misma  que le asigna Rafael en la Escuela de Atenas con los vestidos de Heráclito. Además, ambas figuras llevan botas de cuero, que Vasari dice que son típicas de Miguel Ángel .



En la serie de los Videntes, el uso de calzado es la excepción : la desnudez de los  pies remite al gesto de Moisés cuando se halla ante Dios. La desolación meditabunda de Jeremías parece dudar hasta de la esperanza en el Altísimo; este profeta es autor  de las Lamentaciones , sufre persecución y cárcel . Sus profecías se leían en Cuaresma como prefiguración de la Pasión de Cristo.


Cada Vidente está sentado en un "trono " formado por un asiento de mármol encastrado entre dos pilastras , a las cuales se adosan pequeños balustres dorados que repiten el perfilado sutil y la colocación angular de los inventados por Donatello para el basamento de la Judit, a los que recurre Miguel Ángel quizá en contraposición a los grandotes que utiliza Bramante en el coronamiento de su Templete.


Sobre las pilastras se insertan parejas de amorcillos -cariátide en relieve fingido, ejecutados por lo general utilizando para cada trozo el mismo cartón al derecho e invertido; cada pareja está formada por una figura masculina y otra femenina, con la significación de que el anuncio profético se dirige a la humanidad entera. Debajo  de cada trono, una tarja clara muestra en grandes letras el nombre del Profeta; más abajo en el estrechamiento de la consola , un amorcillo llamado " portatarja "desempeña la función de enlace entre las paredes y la bóveda , creando al mismo tiempo una marcada separación dimensional con respecto a las figuras cuatrocentescas , más pequeñas.


Mercedes Tamara
4 -mayo-2013

Bibliografía :Miguel Angel grandes maestros edic Libsa


No hay comentarios:

Publicar un comentario