sábado, 3 de agosto de 2013

BUSTO DE HOMBRE :ALEGORÍA DE BACO MARIANO FORTUNY


BUSTO DE HOMBRE :ALEGORÍA DE BACO 1868
Busto de hombre : alegoría de Baco
óleo sobre lienzo 72x62 cm
Museo Nacional de Arte de Cataluña


Adquirido por la Junta de Museos de la Casa Jacobi de Paris, la obra ingresó en el Museo de Arte de Cataluña en 1922 con el título Busto de hombre . Con ocasión del ingreso en el museo de Barcelona de otras dos obras pintadas por su padre , asimismo adquiridas a la Casa Jacobi , la Junta de Museos solicitó el parecer de Fortuny y Madrazo , que únicamente reconoció una de las tres adquisiciones  Paisaje de Granada . A pesar de expresar esta opinión , en la monografía del año 1933, no dudó en considerar la obra estudiada una composición romana del año 1886.


Por otro lado, se da la singular coincidencia de que en las tres pinturas aparece impreso el sello de la testamentaria , pero ninguna de ellas consta en relación de las producciones conservadas en el taller del pintor y que fueron publicadas después de su fallecimiento.




Creemos que la iconografía de la imagen del hombre con atributos de Baco, incluída la tradicional corona de pámpanos que le cubre la cabeza , plantea la necesidad de rectificar el título de la obra , dado que se trata de una forma convencional y estereotipada de representar a esa divinidad mitológica. Entre los aspectos anatómicos del personaje que han sido exagerados por el autor , podemos mencionar la punta de la nariz coloreada con una tonalidad rojiza, o el largo mostacho de gran tamaño que evoca el motivo también representado por Diego de Velázquez ( 1599-1660) en el Marte del Museo del Prado. El argumento temático de la obra muestra una deuda de gratitud con la pintura barroca europea, ya que se trata de un motivo pictórico muy visitado por los grandes maestros del siglo XVII. De hecho, el aspecto general de la composición, con un brillante efecto del claroscuro, con la aplicación de un juego de luces y sombras, destinado a generar un efecto de calculado misterio , evoca la tradición pictórica de esta época y encuentra en la obra de Velázquez , su principal referente.


Aunque no disponemos de elementos documentales que puedan ayudarnos a establecer una fecha concreta para la obra comentada , creemos que la facrura matérica tan acusada nos aproxima a una época mucho más tardía en el quehacer creativo de Fortuny, quizás más cercana a la década de 1870, o incluso ,no posterior a 1868.
Los estudios técnicos realizados con motivo de la exposición han permitido descubrir la existencia de una pintura subyacente , visible a través de una radiografía . El análisis de esta composición, reducida al ángulo superior de la tela,permite visualizar la representación de un templo clásico, que aparece rodeado de elementos vegetales y situado en una emplazamiento elevado . La forma externa de la arquitectura pintada recuerda el conocido templo de la Sibila de Tivoli ,localidad cercana a Roma y escenario frecuentado y representado por un gran número de artistas europeos desde el siglo XVII . La factura de este motivo pictórico no presenta elementos de coincidencia con la de la efigie representada , e incluso diríamos que por sus características corresponde a una etapa de actuación anterior en el tiempo. Esta comparación nos lleva a deducir que esta vez, siguiendo un procedimiento por otro lado bastante común, el pintor ha reutilizado una tela sobre la cual ya había trabajado en una época precedente
Mercedes Tamara
3 -agosto-2013


Bibliografía : Mariano Fortuny, Edic Museo Nacional de Cataluña

No hay comentarios:

Publicar un comentario