miércoles, 9 de octubre de 2013

RETRATO DEL PINTOR JOAQUIM AGRASSOT MARIANO FORTUNY

RETRATO DEL PINTOR JOAQUIM AGRASSOT 1864
Retrato del pintor Joaquim Agrassot
óleo sobre lienzo 31x 24,5 cm
Museo Nacional de Arte de Cataluña, Barcelona

Evidentemente, la presencia del motivo de la calavera que el protagonista sostiene en la mano izquierda no tiene las connotaciones moralizantes que llegó a tener en el escenario de la pintura española del siglo XVII , donde el género de la pintura de  vanitas , dadas sus implicaciones religiosas ocupó un lugar muy destacado . Esta vez su inclusión responde a motivaciones mucho prosaicas, se plantea como un ejercicio lúdico, un simple divertimento que recrea la imagen del artista excéntrico que muestra un comportamiento social  pero convencional, aunque tampoco podemos descartar del todo que pueda tratarse de una referencia alusiva a la condición reflexiva de la práctica artística.
El protagonista de la composición aparece posando de forma distendida con las piernas cruzadas, mientras apoya la espalda en la pared y adopta una actitud de intencionada informalidad. A su alrededor aparecen representados diversos objetos que forman parte del entorno cotidiano del artista, pero no podemos pewcisar con exactitud, dada la ausencia de herramientas de trabajo, si el escenario pintado corresponde al taller donde desarrolla su actividad, si bien son visibles algunas obras que cuelgan de las paredes. Aun así, los objetos domésticos aquieren un gran protagonismo y alguno de ellos , por ejemplo el grupo de botellas situadas sobre la mesa , se convierte en un motivo artístico per se y llega a constituir una auténtica naturaleza muerta, de gran belleza pictórica , apreciación estética que puede hacerse extensiva a la magnífica botella cristalina que aprece colocada sobre la repisa de la chimenea.
Respecto a la identidad del modelo pintado por Fortuny, la hipótesis más plausible es que, según ya señaló Xavier Salas  puede tratrarse de un retrato del pintor alicantino Joaquim Agrassot ( 1836-1918 ) gran amigo del catalán y residente en Roma desde el año 1861. Salas relacionó la pintura comentada con otro retrato de Agrassot , propiedad del coleccionista barcelonés Ricardo Viñas, firmado y fechado en Roma en 1864 y que Fortuny dedicó a su amigo.  Si comparamos la fisonomía de la cara de los personajes retratados en ambas obras , podemos advertir la existencia de evidentes coincidencias, tanto en los modelos como en las características estílisticas o en las soluciones compositivas de pequeño formato que permiten verificar, una vez más la solvencia con que Fortuny resuelve los problemas de orden compositivo, fundamentalmente los espaciales y los lumínicos. Este conjunto de analogías obligaría a proporcionar una fecha para la tela del MNAC en torno al año 1864.Sin embargo, conviene remarcar que en el caso de la obra comentada resulta difícil reconocer al protagonista, dado que el rostro en la figura masculina aparece semioculto por una boina calada hasta la altura de las cejas y a ello se añade el hecho de que Fortuny lo ha situado en la zona de penumbra.
Mercedes Tamara
9-10-2013


Bibliografía : Mariano Fortuny, Museo Nacional de Arte de Cataluña

No hay comentarios:

Publicar un comentario