martes, 5 de noviembre de 2013

CRISTO CRUCIFICADO EL GRECO

CRISTO CRUCIFICADO 1587-1596
Cristo crucificado
óleo sobre lienzo 177 x 105 cm
Colección Zuloaga , Madrid


La crucifixión de Cristo es un tema recurrente en el catálogo de El Greco, aunque según los especialistas la mayoría de los lienzos son obra de taller , siendo pocas las que figuran como auténticas de su pincel. En todo caso, la composición de la escena apenas tiene variaciones y sólo se encuentran dos modalidades en su solución final : la Crucifixión con figuras al pie de la cruz, como en el caso de la escena que conserva el Museo del Louvre , o de aquellas que siguen el modelo creado para el colegio de Dª María de Aragón, en el Museo del Prado, en el que los donantes dan paso a la presencia de personajes sagrados que pueden alternarse. La Virgen María , San Juan y la Magdalena aparecen en ocasiones acompañadas por otras figuras, contemplando el sacrificio divino.

La modalidad del Cristo crucificado en solitario fue otra de las grandes creaciones del pintor con las que tuvo enorme éxito en el mercado artístico de la época. Al eliminar las figuras puede disponer, al pie de la cruz, de un simbólico paisaje en el que coloca hitos arquitectónicos variados y siempre con un claro contenido sagrado. De esta variante existen bellos ejemplares como el de la colección Zuloaga o el del museo de Cleverland. El esquema compositivo es siempre el mismo. En el centro destaca la gran altura de la cruz,lo que permite disponer una linea de horizonte muy baja y jugar con amplios y atormentados cielos. En ella el cuerpo longulineo de Cristo describe siempre una " serpentina"típicamente manierista como también lo es el tratamiento de la luz que despide la anatomía sagrada. Esta vivo, sin muestras de dolor, salvo unas pequeñas gotas de sangre que caen por manos y pies y dirige la mirada hacía lo alto, buscando la protección del Padre. Los tonos crepusculares que bañan los cielos ceden en el paisaje a una paleta más terrosa. En éste, distinguimos los elementos propios del Gólgota omonte de la calavera en el que según la leyenda había sido enterrado Adán. Sobre sus restos se erige el sacrificio que libra a la humanidad del pecado y quizás sea la relación simbólica entre ambos personajes de la historia sagrada, por lo que El Greco mantiene literalmente en todas sus versiones la alusión a la calavera y los huesos en la base de la cruz.

El paisaje describe unas suaves lomas por las que se aleja el grupo de jinetes que parece dirigirse hacía la arboleda que se dispone en la diagonal. A lo lejos, el pefil de unas torres alude a la ciudad en la que se ha querido ver la silueta de El Escorial ( WRTHEY, 1967 ). En otras ocasiones es la propia Toledo la que queda transformada en la Jerusalén de la crucifixión, tal y como se ha plasmado en la versión del museo de Cincinati, reconociéndose elementos tan emblemáticos como el puente Alcántara o el propio Alcázar.Los mismos que se distribuyen en el paisaje que respalda la Crucifixión de la colección Central Hispano, en la que El Greco usa con la arbitrariedad que le caracteriza los referentes arquitectónicos más señalados para contrastar la mítica Jerusalén.

A partir de la década de 1590 proliferan las composiciones de este tipo con iluminación potente, celajes ennegrecidos y gamas de grises y negros. En la versión del museo de Clverland , el paisaje es prácticamente inexistente dando paso a una espesa arboleda. En un principio se pensó que se trataba de un corte de lienzo en su parte inferior ya que lo normal en la producción grequiana era mantener los elementos consabidos en los planos inferiores de la composición. Sin embargo, y tras las últimas restauraciones, se puede afirmar que no ha sufrido ningún recorte y que sin duda se trata de una pequeña variante dentro de una fórmula que contó con gran éxito, sin dar muestra de agotamiento ,ni de pérdida de su vigor compositivo en ningún momento, dado que mantuvo este capítuño de su repertorio iconográfico hasta los últimos años de su vida

Mercedes Tamara
5 -11-2013


Bibliografía :El Greco El pintor humanista : Obras completas Edic Libsa

No hay comentarios:

Publicar un comentario