lunes, 11 de noviembre de 2013

LA APOTEOSIS DE HOMERO JEAN AUGUSTE DOMINIQUE -INGRES


LA APOTEOSIS DE HOMERO 1827
La apoteosis de Homero
óleo sobre lienzo 188 x 515 cm
Museo del Louvre, Paris








Encargado en un principio para decorar el techo del Louvre, La apoteosis de Homero constituye para el artista un epítome del ideal clásico, la teoría artística que vertebra su obra. Es, asimismo, una plasmación pictórica de las fuentes del conocimiento, el pensamiento y el arte.



Las alusiones clásicas de esta obra operan a distintos niveles. En primer lugar , la composición se refiere al famoso cuadro La escuela de Atenas de Rafael . El cuadro de Ingres también recurre a una escalinata de corte clásico para organizar un elenco de personajes históricos. En segundo lugar, el pintor imagina los rostros de escritores, pensadores, poetas y artistas a lo largo de los tiempos y los reúne en derredor de un entronizado Homero, sentado en la cúspide de la escena ,sosteniendo un báculo. Por último, Ingres deja claro que con esta apoteosis artística. Homero está siendo reclutado a las filas de las divinidades . Una nike, la figura alada de la victoria , vestida de rosa, ciñe las sienes del bardo con una corona de laurel . Todos los personajes muestran su acatamiento a Homero y en este caso la intención de Ingres es obvia: declara la importancia del modelo clásico para toda empresa artística , tanto en el arte como en la literatura ; en tiempos antiguos al igual que en épocas modernas.




Los poetas y literatos clásicos están de pie en lo alto de la escalinata, justo debajo de Homero. El pintor los agrupa por pares: en la izquierda inmediata del vate vemos a Esquilo , con un pergamino donde aparecen los títulos de sus tragedias: con ello se alude al acervo textual de la literatura clásica . En el lado opuesto, a la derecha de Homero , encontramos a Pindaro, que alza una lira para subrayar la importancia del soporte oral en la recitación de un poema. Al lado de Esquilo , ataviado con una túnica azul y sosteniendo unos pinceles, está Apeles , pintor en la corte de Alejandro Magno y el artista más famoso de la Antigüedad. El personaje correspondiente en el lado derecho es Fidias, el célebre escultor ateniense, vestido de rosa. Su gesto, al mostrar sus martillos , reproduce el de Apeles. Curiosamente, los únicos personajes modernos que son admitidos en este reino semidivino lo hacen acompañados por sus mentores : a Rafael le precede Apeles y, más abajo,  Virgilio presenta a Dante, con una túnica roja y sus característicos prominente mentón y nariz ganchuda.




Todos los personajes de la franja intermedia pueden ser identificados porque Ingres se basó en datos históricos para retratarlos, como bustos de la Antigüedad . A la izquierda de Fidias está encasquetado Pericles , el gobernante de la Atenas del siglo V que comenzó a reconstruir la Acrópolis . Detrás conversan Sócrates ( calvo con túnica añil y pose debatidora ) y Platón ( mirando hacía afuera ) . El belicoso Alejandro Magno se encuentra en el extremo derecho . Puesto que estudió a Homero en su juventud , sostiene una arqueta con los manuscritos del poeta. A la izquierda, detrás de Rafael , vemos a Safo y Alcibiades. A la derecha de Apeles,  Eurípides ( con una daga para simbolizar la tragedia ) Meandro y Demóstones, Heródoto carga el incensiario situado a la izquierda de Homero.




En el nivel más bajo, dibujados de medio cuerpo, vemos artistas y literatos modernos, aunque no carentes de mérito, quedan lejos de los excelsos rasgos de sus predecesores. El pintor Poussin domina el grupo de la izquierda: detrás están Corneille y probablemente Mozart. En la esquina de ese lado, encontramos a Shakespeare y Tasso. A la derecha, el paralelismo se completa con el dramaturgo francés Molière, sosteniendo una máscara, símbolo del quehacer teatral y de Racine ( de azul, detrás ) que ofece una hoja con los títulos de sus obras . Son figuras que establecen la conexión entre el admirado pasado clásico y las enaltecidas letras francesas de la época , un nexo que el rey ciertamente apreciaría y lo consideraría signo de la importancia cultural de Francia.




Sentadas a los pies del trono hay personificaciones de los textos que escribió el homenejeado poeta : la Iliada viste de rojo , con una espada enfundada que alude a la guerra de Troya , y la Odisea, a la derecha, exhibe un remo roto, como prueba del largo y arduo periplo de Ulises. En los peldaños que la separan, escrito en griego se lee un mensaje : " si Homero es un dios, que sea reverenciado por los mortales, Si no lo es, que se le tenga por uno ". Con ello queda claro el nexo entre el fundador de la tradición clásica y los dioses no pueden ser cuestionados.




El cuadro es extraordinario por su absoluto rigor conceptual y cuidadosa ejecución.Como defensor capital del clasicismo y ferviente admirador de la Academia Francesa. Ingres intentó plasmar en esta obra lo mejor de su arte: cual era el estilo que consideraba más apropiado y qué temas eran lo suficientemente edificantes para exponerlos al público. Cuando lo terminó, la obra fue aclamada, pero con el tiempo vino a ser considerada como un compendio del estirado y ajado clasicismo de la Academia . No obstante, Ingres continuó creyendo que en el refinado y digno legado de la época clásica se encontraba la inspiración para transformar el mundo moderno. Convertir el mundo en un lugar mejor era, de hecho, el objetivo de su arte



Bibliografía : Paris, Museo del Louvre, Edic Uffmann
                      
              1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo




Mercedes Tamara
11-11-2013




No hay comentarios:

Publicar un comentario