viernes, 8 de noviembre de 2013

LOS TRES FILOSÓFOS GIORGIONE


LOS TRES FILOSÓFOS 1508
Los tres filosófos
óleo sobre tabla 123,5 x 144,5 cm
Museo de la Historia del Arte, Viena





Tres hombres de distintas edades y atavíos se reúnen en un bosquecillo al lado de una peña rocosa. Es una escena poco común en el arte del siglo XVI. Giorgione era famoso por pintar temas esotéricos que agradaban a los humanistas renacentistas de Venecia capaces de descifrarlos e identificar a los personajes representados. Lo más probable es que el cuadro ilustre a los tres Magos mientras aguardan un signo celestial . Es casi seguro que la escena se base en la historia de los Magos según la cuenta san Juan Cris´stomo, pero el pintor va más allá : propone una alegoría de las estaciones vitales, añadiendo un comentario sobre la geografía y las fuentes culturales del antiguo Oriente Próximo.





En el año 1525. Marcantonio Michel vio un cuadro con tres filosófos en un paisaje boscoso, dos de pie y uno sentado , contemplando el día , ante un peñasco admirablemente bien pintado. Para desgracia de los estudiosos no agregó más detalles.




Se aprecía que el trío está intersado en la astronomía y la topografía . El más joven, sentado a la izquierda, mira hacía adelante y anota sus observaciones con ayuda de una regla y un compás. La aclaración de Michel " contemplando el día- nos indica que está estudiando el terreno con vistas a recorrerlo y que quizás ha detectado alguna anomalía en la luz solar. El sol se pone al fondo, pero el cuadro está iluminado por delante de la escena. Según muchos textos exegéticos , la estrella que gustó a los Magos brillaba incluso de día. El personaje viste discretamente y quizá represente la época clásica de la filosofía helénica.




En el centro, el personaje con barba corta, con rico vestido y turbante, puede que repesente la civilización babilónica y su docta tradición astronómica. Lleva una exigua capa sujeta por un broche de oro que recuerda a un amuleto. El borde de la túnica está decorado con una cenefa dorada donde al parecer está escrito algo. Desafortunadamente es ilegible, quizá no fuera nada concreto.




A la derecha se ve a un anciano de luenga barba, cuyos espesos ropajes sugieren que quizá sea un profeta , probablemente pulcro o un asociado al propio Moisés , de quien se dice que aprendió astrología en Egipto. Exhibe un pergamino donde hay dibujado diagramas de la Tierra y la Luna,y una vista parcial de un viejo instrumento para medir la longitud a partir de la estrella polar, un instrumento especialmente útil para los viajeros.




Se sabe que Contarelli, el mecenas que encargó el cuadro estaba interesado en la alqumia y un tema pictórico así resucitaría un sustrato cristiano en el cultivo de la astrología , las matemáticas y el misticismo por parte de las civilizaciones antiguas


Mercedes Tamara



8-11-2013



Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo

No hay comentarios:

Publicar un comentario