sábado, 11 de enero de 2014

LA NINFA, FIGURA SIMBÓLICA DE NYMPHENBURG JOHANN BAPTIST ZIMMERMANN


LA NINFA, FIGURA SIMBÓLICA DE NYMPHENBURG 1757
La ninfa, figura simbólica de Nymphenburg
fresco de techo ( detalle )
Münich , palacio de Nymphemburg, Steimerner Stäl






Zimmerermann creció en un ambiente artístico t artesanal de Wessobrunn, ciudad famosa por su escuela de educadores . Realizó su formación artística en Ausburgo. Al parecer hasta 1720 se dedicó solamente al estucado. En cuanto a la pintura de frescos, creó algunas obras importantes en colaboración con su hermano , que era arquitecto.





Mientras que en el resto de los países europeos la pintura de fresco se encontraba en plena decadencia en la primera mitad del siglo XVIII , en el sur de Alemania conoció un período de florecimiento. Zimmermann que pertenece a la generación de Asam es, -junto a su hermano- el gran maestro del rococó bávaro de su primera época. Su pintura de techos se caracteriza por el rechazo de la pintura ilusionista de arquitectura aparente y por la introducción de " zonas terrestres " en los bordes del cuadro, lo que hace que el espacio abierto al cielo quede subordinado a paisajes de carácter bucólico e idílico ( iglesia de St. Michael en Berg am Laim, Münich , 1757 ).




En los bordes del cuadro , arquitectura, ornamentación e imagen se dan la mano. Su obra más destacada es la decoración de la iglesia de Wes, diseñada por su hermano; en ella , Zimmermann logró una perfecta interacción del espacio, luz y color. En su última obra , el anciano Zimmermann realizó un trabajo de una atmósfera extraordinaria, con un equilibrio perfecto de la composición y del colorido . El freco representa una alegoría de la prosperidad que, en armonía con la esfera de los dioses , permite una felicidad apacible. En la vista principal se ve a la bella ninfa en los campos de la Arcadia . Se encuentra entronizada , sobre las gradas de una arquitectura de jardín; a la izquierda, una fuente con adornos de rocalla ; a la derecha, el arco de una glorieta con un ornato desbordado.




La figura de la ninfa está envuelta únicamente con un ligero velo blanco que cubre sus caderas; sobre el pecho lleva un pañuelo azul, una alusión a los colores azul y blanco de Baviera. Una ninfa coronada de juncos le ofrece una concha con perlas y corales, los frutos del mar; otra figura femenina representa un cesto lleno de flores. Estas figuras representan los elementos agua y tierra ; la fuente simboliza el agua; la glorieta, la tierra: de este modo, la ninfa pertenece a los dos ámbitos. El palacio de Nymphenburg con sus fuentes, aparece como un paisaje idílico. Todo el conjunto está interpretado como el reino de las ninfas, en el que se difuminan los límites entre los elementos.




Mercedes Tamara
11-01-2014


Bibliografía ; 1001 Pinturas que hay que ver antes de morirse, Edic Grijalbo

No hay comentarios:

Publicar un comentario