viernes, 16 de enero de 2015

LOUIS FRANÇOIS BERTIN JEAN-AUGUSTE DOMINIQUE INGRES

LOUIS FRANÇOIS BERTIN 1832
Louis François Bertin
óleo sobre lienzo 116 x 95 cm
Museo del Louvre, París


No hacía mucho tiempo aún, desde 1830, que Ingres era profesor en la École des Beaux Arts de París cuando, en 1832 recibió de Betin el encargo de pintar su retrato. No se ha transmitido cómo se produjo dicho encargo; sin embargo, posteriormente surgieron muchas leyendas en torno a la creación de la pose. Una de ellas dice que Ingres estaba casi desesperado porque no encontraba la postura adecuada para Bertin cuando, de repente, mientras almorzaban los dos juntos ,tuvo una especie de iluminación. Tales historias sobre inspiración forman parte de los tópicos de los artistas ; en muy pocas ocasiones son ciertas. Según otra anécdota , Betin estaba representado tal y como está oyendo a sus hijos en una discusión, en la postura de un hombre que se sabe poseedor de convicciones irrefutables . Sea como sea, la pose muestra más una composición calculada en el estudio que la expresión de una situación realmente vivida en el ambiente familiar. De hecho se han conservado dibujos que muestran que Ingres probó varias posturas: su instinto por las poses de mucho efecto en el retrato le hizo elegir la mejor.

Ingres retrató a Betin en el momento culminante de su vida profesional . Betin , que había conocido aún el Antiguo Régimen , se contaba a comienzos del siglo XIX entre los más poderosos editores de prensa del continente. Su " Journal des débats ", una publicación realista fundada en 1799, fue prohibida por Napoleón I . Betin fue expulsado del país ; volvió en 1804, pero la censura le llevó a la ruina en 1811.Solo tras la caída de Napoleón en 1814, cambió su suerte; el 
" Journal des débats "volvió 
a publicarse y se convirtió en el periódico más influyente de la burguesía en Francia. Decepcionado cada vez más por la restauración Betin adquirió de nuevo una posición crítica tras un ataque periodístico contra el Rey, acabó en 1829 en la cárcel . Tras la Revolución de julio de 1830 y la entronización del rey burgués Luis Felipe, el periódico de Betin se convirtió en el portavoz de la gran burguesía en el " juste milleux".

Betin está sentado en una silla de caoba, mira al observador con una expresión curiosa y crítica . Su figura corpulenta ocupa , en oblicuo, la superficie del cuadro, ante el fondo neutro, aclarado-siguiendo una vieja costumbre- en el lado del rostro que permanece en sombra. Arriba a la izquierda, Ingres ha firmado y fechado el cuadro. En los contornos negros de los hombros alzados se expresa energía a la hora de imponerse. Una expresión aún más enfática encuentra la seguridad de Betin en si mismo en los dos brazos apoyados en las rodillas y sobre todo en las manos , que parecen salir de las mangas como zarpas con garras en lugar de dedos. Toda la postura se convierte en un gesto de poder; no se descuida ningún detalle , ni los rizos cortos y desordenados del hombre en acción ni el reflejo de la ventana en el respaldo pulido de la silla.

Pictóricamente, Ingres consigue esto tomando préstamos de los viejos maestros , por ejemplo en los rostros despiertos de los pintores holandeses del siglo XV o en los retratos de los papas desde Rafael. Con detalles nítidos en lo figurativo y concentrándose en la expresión mímica, Ingres- en palabras de un crítico del Salón de 1833- consiguió una obra maestra de la forma y del dibujo . Betin era un potentado de la creación de la opinión política, un príncipe editor de la prensa burguesa , e Ingres expresó nada menos que el modelo moderno de un retrato oficial de Estado , sin que tuviera que serlo. El pintor escenifica una presencia corporal que hace aparecer a Betin como la encarnación de un factor de poder nuevo y extraparlamentario en el Estado y la prensa. Muchos pintores, incluyendo Picasso, quedaron fascinados y se inspiraron en esta pose.


Mercedes Tamara
16-01-2015

Bibliografia : Retratos, Edic Taschen 

No hay comentarios:

Publicar un comentario