lunes, 9 de febrero de 2015

SANTA MARÍA EGIPCÍACA JOSÉ DE RIBERA " EL ESPAÑOLETO "

SANTA MARÍA EGIPCÍACA 1681
Santa María Egipciaca
óleo sobre lienzo 88 x 71 cm
Museo Cívico Flangeri, Nápoles


Santa María Egipcíaca forma parte de esa densa serie de santos y anacoretas que se retiraron solos en lugares deshabitados para orar y hacer penitencia por sus pecados Previamente había pasado diecisiete años de su vida en Egipto, entre la inmoralidad y la disipación . Entonces decidió ir a peregrinar a Jerusalén, pero al entrar en el templo se sintió obstaculizada por una fuerza misteriosa y presa de remordimientos por sus culpas . decidió convertirse al cristianismo y expiar sus pecados retirándose al desierto durante muchos años . El abad san Zósimo la encontró allí, y recogió su confesión después de escuchar el relato de su vida anterior. Liberada del peso que le oprimía la conciencia , la santa, en presencia del estupefacto san Zósimo , comenzó a levitar . Posteriormente , san Zósimo regresó al desierto a petición de la penitente , para encontrar con ella en la orilla del Jordán con la finalidad de darle la eucarístia. Sin embargo, allí encontró el cuerpo de la joven muerta , junto a un escrito en el que le pedía que la enterrara . Lo que el viejo abad, débil y consumido  sólo consiguió llevar a cabo con la ayuda de un león.

En sus años de avanzada madurez, Ribera plasmó más de una vez el tema de santa María Egipcíaca , retirada en el desierto haciendo penitencia y, por lo que se sabe hasta ahora- en unas tela de 183x 197 cm, antes en Harare 8 Johns de Londres y ahora en una colección particular de Ciudad de México ( Spinoza, 2003 ) representó el tema de su levitación en presencia de san Zósimo , junto a la escena de su entierro. De hecho, la figura de la santa haciendo penitencia fue pintada una primera vez de cuerpo entero , sentada con las manos juntas , rezando , con la mirada dirigida hacía arriba a la izquierda sobre el fondo de una roca y con una parte del paisaje a la derecha , dominado por el tronco de un árbol y delante, sobre una roca un trozo de pan y un cráneo para las meditaciones sobre la vanidad de la vida y la muerte

Mercedes Tamara
9-02-2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario