lunes, 27 de abril de 2015

ADORACIÓN DE LOS MAGOS DIEGO DE VELÁZQUEZ

ADORACIÓN DE LOS MAGOS 1619


Adoración de los Magos
óleo sobre lienzo 204 x 126, 5 cm
Museo Nacional del Prado, Madrid



En 1619, Velázquez cumplió veinte años . A pesar de su juventud llevaba varios años trabajando como maestro independiente , y en ese tiempo había dado muestras de poseer una personalidad artística muy original , que se manifestaba en su estilo ya maduro que participa del naturalismo, en un repertorio temático que incluía géneros por entonces todavía novedosos como los bodegones y en una gran sutileza y valentía a la hora de plasmar las narraciones pictóricas . Aunque participaba de algunas características comunes a las de sus colegas sevillanos , la obra que había desarrollado Velázquez hasta entonces no se parecía a ningún otro artista.

Adoración de los Magos , la realizó Velázquez en el año 1619, como testifica una inscripción en el extremo inferior derecho . Se trata de una de las obras maestras de su etapa sevillana , y en ella confluyen numerosos contenidos de carácter artístico y biográfico. Tradicionalmente , se ha sospechado que los personajes retratados estaban tomados de modelos reales, y que éstos podían ser el propio pintor y su familia. A partir de ahí , y dada la apariencia de realidad del resto de los rostros , es fácil deducir la presencia de otros miembros de la familia . A la Virgen habría prestado sus rasgos , Juana hija de Pacheco -ya sabemos que los inicios de Velázquez como pintor y su aprendizaje tuvieron lugar en el taller de Pacheco en Sevilla - y que la hija de su maestro contrajo matrimonio con el artista sevillano. Se cree que el niño podría ser la recién nacida Francisca también hija del pintor . El rey negro probablemente sería un esclavo de la familia . Por otro lado, el artista se autorretrataría en primer término , también en la forma de Rey Mago. Su cabello encespado , sus cejas pobladas y sus rostro de rasgos muy marcados no difieren mucho de los que aparecen en el supuesto autorretrato juvenil del Prado.

Después de analizados estos personajes la Adoración de los Magos aparte de un tema de contenido religioso encierra también un significado biográfico , y para su autor constituía sin duda una celebración de importantes acontecimientos familiares que habían tenido lugar en el último año. Aunque actualmente puede extrañar la utilización de personas reconocibles para interpretar personajes de la historia sagrada del Siglo de Oro no resultaba extraño y surgió la expresión " retratos a lo divino " para designar algunas obras de este tipo .

Desde el punto de vista narrativo , se trata de una imagen muy simple, sin la complejidad de la que con frecuencia hizo gala su autor. Su tema se reconoce inmediatamente y está descrito de manera a la vez directa y sencilla , de forma que el espectador identifique sin dificultad la escena y sus principales protagonistas , y el pintor le conduce fácilmente hacía el foco de atención de la misma . Existe, sin embargo, un detalle que enriquece sumamente el contenido de la obra. En el extremo inferior derecho vemos un espino entre rocas , puede ser una alusión a la corona de espinas y al sacrificio que ya, de adulto , aceptaría el Niño. La forma como están agrupados los personajes y el hecho de que algunos de ellos aparezcan cortados , ha llevado a pensar que este cuadro era mayor .

Por su combinación de monumentalidad, la belleza y concentración expresiva , y por la maestría como el autor ha sabido representar una expresión individual en cada uno de los rostros , la obra es una de las cumbres de la juventud de Velázquez 


Mercedes Tamara
27-04-2015

Bibliografia . Caravaggio y la pintura realista europea





No hay comentarios:

Publicar un comentario