viernes, 10 de julio de 2015

BODEGÓN CON NUECES ANTONIO DE PEREDA

BODEGÓN CON NUECES 1634
Bodegón con nueces
óleo sobre lienzo 20,7 cm de diámetro
Colección particular



Antonio de Pereda . Nació en Valladolid en 1611 en el seno de una familia de pintores . Tras un período inicial de formación, probablemente con su padre , se trasladó a Madrid donde estuvo al amparo del italiano Giovanni Battista Crescenzi, marqués de la Toore, coleccionista artístico del rey Felipe IV y coleccionista con criterio , quien promocionó su carrera 

En la pintura que nos ocupa Bodegón con nueces no es un fragmento sino que fue concebida como un tondo , algo inédito en la obra de Pereda . En ella el artista ha empleado todas sus increíbles y precoces dotes de observación para dejar constancia de este modesto motivo: 
unas cuantas nueces sobre una estrecha repisa . Estos frutos se muestran en varios estados, como si se tratara de una secuencia de ilustraciones de un tratado de historia natural , pero el potente foco de luz procedente de la zona superior izquierda que las destaca gradualmente del oscuro fondo, les confiere cierto dramatismo y excitación visual . 

Dado que dominan el espacio pictórico y que su tamaño es ligeramente mayor que el natural, adquieren un carácter monumental parecido a las calaveras nudosas que Pereda incluye en sus composiciones de 
vanitas . Empezando por la nuez de la derecha , sin partir y con la cáscara oleaginosa intacta ,el artista revela paulatinamente los contenidos ; a través de la cáscara partida de dos de las nueces alcanzamos a ver el corazón comestible , y, en primer término, cual pepitas o piedras preciosas , las almendras desnudas . La luz resalta todos los recovecos de la arquitectura y transmite la cualidad fibrosa de su membrana divisoria . A la izquierda aparece una cáscara vacía , el acto de revelación está completamente agotado.

Probablemente , Pereda realizó esta pintura como pieza rara de coleccionista . Su escala y forma indican  que la intención era que el cuadro pudiera tenerse en la mano y ser examinada atentamente .De hecho, al utilizar una tabla circular y mostrar las nueces más grandes que su tamaño natural , el artista sugiere una relación simbiótica entre el acto de mirar la pintura y el de observar los propios motivos- las nueces- como si fuera con una lupa redonda . Fue la increible  capacidad de Pereda para captar las formas físicas lo que hizo posible tan complejo tratamiento del cuadro

Mercedes Tamara ( autora )
10-07-2015

Bibliografia : Wikipedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario