lunes, 1 de agosto de 2016

CATALINA I JEAN MARC NATTIER

CATALINA I  1717


Catalina I
óleo sobre lienzo 142,5 x 110 cm
Museo del Ermitage , San Petesburgo
Miembro de una familia de artistas, su padre era el pintor de retratos Marc Nattier y su madre la miniaturista Marie Nattier. Jean-Marc se inició en la pintura con su padre, después con su abuelo, Jean Jouvenet, y finalmente asistió a clases de dibujo en la Académie Royale. Hacia 1703, trabajó en La Galerie du Palais du Luxembourg, copiando obras de Rubens y Charles Le Brun. Gracias a las recomendaciones de Jean Jouvenet le fue concedida una plaza en la Academia Francesa en Roma, que Jean-Marc rechazó. En 1717 viajó a Holanda, donde pintó los retratos de Pedro el Grande y La emperatriz Catalina (San Petersburgo, Ermitage). El zar, que quedó satisfecho con su trabajo, le ofreció un puesto en la corte rusa, que nuevamente Nattier declinó, para permanecer en París, donde residió y trabajó durante el resto de su vida 
   .

       A los 18 años ( 1703 ) trabajó en la Galería del Palacio de Luxenburgo copiando obras de Rubens y Charles Le Brun, para en 1715 viajar a Holanda para pintar retratos de Pedro el Grande y la Emperatriz Catalina hoy en día conservados en el museo de Ermitage en San Petersburgo.  El zar quedó tan plenamente contento con estos trabajos que le ofreció un puesto en la corte rusa, cosa que él no aceptó porque quería residir en París y lo demostró plenamente porque en esa ciudad trabajó toda su vida.


Nattier pintó este representativo retrato de Catalina la Grande ( 1684.1727 ) la segunda esposa del zar Pedro el Grande em 1717 en la ciudad de La Haya .

Sobre un fondo oscuro en el que apenas se divisan dos pequeños cuadros en la pared que aparece en el lado derecho mientras en la parte superior izquierda se ve la base de una columna 

En medio del cuadro aparece retratada Catalina I .   Destaca la pequeña corona sobre sus cabellos negros -símbolo de su rango -   Sobre su vestido , la zarina luce una capa espectacular ribeteada de armiño . Los pliegues de los ropajes ocupan toda la mitad inferior del cuadro Las carnaciones de la piel  de la cara , del  escote y  de los brazos son de un blanco nacarado que contrastan con los colores más sobrios  de la elegante indumentaria de la zarina que luce un  vestido de color gris sobre el que cruza una banda roja que acaba  con un lazo  sobre su cintura    La zarina luce una capa espectacular ribeteada de armiño . Los pliegues de los ropajes ocupan toda la mitad inferior del cuadro  




Mercedes Tamara ( autora )
1.08-2016

Bibliografia : Wikipedia 


No hay comentarios:

Publicar un comentario