miércoles, 28 de septiembre de 2016

RETRATO DE UN MUCHACHO PINTURICCHIO

RETRATO DE UN MUCHACHO 

Retrato de un muchacho
óleo sobre tabla 50 x 36 cm
Galeria de Pintura de Dresde 


La obra de Berrnardino del Betto, llamado el Pinturicchio suele revestir formas monumentales y efectos decorativos , mediante la inclusión de elementos arquitectónicos que determinan grandes espacios. 



Por eso es excepcional , en su producción el Retrato de un muchacho Cuadro en el que el valor predominante es la penetración psicológica, la observación del alma de un adolescente. Ha prescindido aquí el artista de su brillantez y de su pompa para presentar con toda sencillez la efigie de un mozalbete en esa edad en que se empieza a descubrir el mundo.


Va sencillamente vestido con un jubón cerrado y un gorrillo sobre los largos cabellos. Toda la expresión se concentra en el rostro, pues ni siquiera se le ven las manos, y ese rostro está definido con rasgos muy escuetos y muy precisos. Bastan para mostrarnos su timidez, que no le permite mirar francamente al espectador como si sintiera un receloso temor de cuanto le rodea. Con sus labios apretados y su mirada fija, revela un espíritu introvertido al que no es ajena cierta melancolía juvenil.



Pero hay también en su fisonomía una ensoñación, una vida interior en la que seguramente se forja su propia idea de la vida y del universo. Y esa visión interna, llena de fantasía, es la que pintor ha puesto como fondo del retrato, en un paisaje imaginativo, romántico, con el agua, las rocas, la ciudad y las azuladas lejanías.  


Mercedes Tamara
28-09-2016

Bibliografia : Grandes Museos Edit Planeta 

No hay comentarios:

Publicar un comentario