domingo, 8 de marzo de 2015

DOÑA ISABEL DE PORCEL FRANCISCO DE GOYA

DOÑA ISABEL DE PORCEL 1804-1805

Doña Isabel de Porcel
óleo sobre lienzo 84 x 54 x 6 cm
Londres, The National Gallery





El Retrato de Isabel Porcel es un cuadro de Francisco de Goya pintado hacia 1805. Se trata de un retrato de Isabel Lobo Velasco de Porcel, nacida en Ronda hacia 1780 y esposa en segundas nupcias de Antonio Porcel (un liberal a quien retrató también en 1806, cuadro perdido en la actualidad a causa de un incendio), casi veinticinco años mayor que ella a quien conoció en Madrid a los veinte años de edad. Porcel era amigo de Jovellanos, quien le pondría en contacto con Goya, que residía muy cerca del matrimonio.

El óleo muestra una mujer joven retratada de medio cuerpo y vestida con camisa blanca y mantilla negra, es decir, a la moda española. A pesar de su indumentaria de «maja», la riqueza de las telas y el porte de la muchacha le otorga una elegancia aristocrática. Hay que añadir que en determinadas épocas la moda entre las clases pudientes españolas era imitación de los atuendos populares.




 Isabel de Porcel era la esposa de Antonio Porcel , oficial de la Secretaria del Estado , y una mujer de la burguesía , a las que Goya retrató con rebuscada elegancia y gestos contenidos . La identidad de este retrato con el de doña Isabel de Porcel, expuesto en la Academia, se debe sólo a una inscripción en el reverso del lienzo , junto a lo que se ha querido ver como la firma del pintor .




Destaca el gesto decidido de sus brazos, uno de ellos en jarras, y la seguridad de su gesto. Tiene el cabello y ojos castaños claros, la piel muy blanca y está colocada de medio perfil con el cuerpo girado hacia su izquierda, mientras que la cabeza compensa con un giro hacia la derecha el leve escorzo de la figura. De este modo, consigue dar verismo y profundidad al retrato sin necesidad de incluir objeto alguno, arquitectura, ni paisaje que la enmarque. Una de las rarezas del cuadro es que la mirada de la joven se dirige hacia la izquierda del espectador y no a este, como sucede en la mayoría de sus retratos femeninos.


La modelo lleva un vestido negro , a modo de basquilla, sobre un cuerpo de color rosa violáceo, sin dibujo floral alguno . La mantilla se pega a los brazos de la joven sin sugerir la ligereza propia de esta fina prenda de encaje . La mantilla prendida en el pelo , se echaba hacía atrás , adornando la cabeza de una modo vaporoso dejando al descubierto el cabello de color entre castaño y rojizo con un flequillo que deja al descubierto parte de su tersa  frente Doña Isabel de Porcel gira la cabeza hacía la izquierda dejando ver su bello rostro de una tez blanca y con las mejillas coloreadas 

La forma peculiar del vestido parece ser que no se ajustaba a la moda de 1805, como se han podido ver en otros retratos de otros artistas . El pañuelo que cubre el escote , que solía ser de fina gasa, aquí se hace pesado y opaco , con un grosor impropio de esa materia en la parte de cuello. También se advierte ciertas curiosas imprecisiones en la definición de la manga : la forma en pico de su terminación , sobre el dorso de la mano , ya que está hecha como un parche , a la altura de la muñeca , y no como la terminación natural , de la misma tela de la manga .

La radiografía del retrato ha mostrado que sobre el retrato de Doña Isabel de Porcel subyace el retrato de un hombre . Parece ser que Goya pinto directamente y sin reimprimación sobre la cara del personaje primero ; aunque entre ambos retratos no se ha hallado suciedad ni barniz , lo que sugiere que la realización del retrato que vemos se inmediatamente después del primero . Si nos fijamos bien en la cara de la protagonista en el lado derecho y junto a los rizos que caen sobre las mejillas aparece una ceja negra del hombre del retrato anterior .


Mercedes Tamara ( autora )
8-03-2015




Bibliografia : Wikipedia 

No hay comentarios:

Publicar un comentario